domingo, 3 de junio de 2012

Mañana


Revivir… respirar tras la puerta, al salir, romper el aire en el tiempo, y sentir. Volver a sonreír, y aún pudiendo romper cráneos sin palabras, pisas fuerte para quebrar el suelo. Y puedes… levantar muros, a tu alrededor, para tirarlos de nuevo… vencer al no puedo  y creer en el poder, para ver como las palabras de ellos, se quedan en palabras. No basta con querer… no basta con esperar llover… uno tiene que hacer llorar al cielo, y derramar su mar por la tierra. Uno tiene que hacer algo, y quedarse con sabor a poco, para después sorprenderse, uno, de dónde lo han llevado sus pasos. Y todos,, saben lo que pueden o quieren hacer… uno puede elegir el camino difícil, o el fácil… pero, uno, es el que elige, consciente o inconsciente.
Yo… ya no tengo remedio, decidí hacer algo… ¿tú? no le vengas con cuentos al lobo, caperucita… que no está el lobo para cuentos. Así que callen, y sigan su camino de rosas, mientras tanto, este personaje, planea como comer caliente, un día más. Pero, qué será de tantas huellas, que desaparecerán…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada