miércoles, 19 de octubre de 2011

Abrazos

Al hablar de gestos que representan sentimientos podemos decir muchisimos, por ejemplo, un beso, un apretón de manos, una caricia en la mejilla, un guiño, una palmada en la espalda, y otro tantos.
Pero hay un gesto que nunca podríamos pasar por alto, un gesto que a mi humilde entender, es capaz de hacer maravillas,
el abrazo.
Si, el abrazo, tan simple como suena, encierra millones de sensaciones escondidas a la espera de quien sepa descubrirlas.
El abrazo no es solo apretar a quien nos haga compañía contra el pecho y nada más, sino que es, en primera instancia, símbolo de fraternidad, de comprensión y de compatibilidad. Pero si vamos más allá en el asunto, podemos encontrar nuevas e inigualables experiencias en este gesto. Cerrar los ojos y sentir el corazón del otro golpear contra nuestro pecho, contra nuestro corazón que a la vez golpea contra el otro, escuchar esa converzación silenciosa entre ambos cuerpos, percibir el intercambio de energias, por que los sentimientos son energia. Cerrar los ojos y ser solo espíritu, ser, junto con el otro, solo uno. Confundir nuestros límites corporales y pasar a planos donde lo sentimental rige y ordena. Abrazando, podemos sentir que aunque el mundo se venga abajo, nada nos sucederá, la suma de los dos es más fuerte que cualquier otra cosa, y al menos por ese momento de unión, todos los problemas parecen tener solución, nada es tan malo ni tan terrible y los dolores se dejan vencer otorgando lugar a la paz y la alegría.
Un abrazo, por más corta que sea su duración, llena el espíritu, llena el corazón y nos renueva por dentro y por fuera. Un abrazo quita el frio, el frio del cuerpo y el frio del espíritu como así también el frio interno del corazón, ese que muchas veces nuestra dura capa de orgullo no nos deja ver, pero que lo sentimos constantemente cuando estamos secos de amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada