lunes, 13 de febrero de 2012

Y romper paredes

Siempre sabes que puedes intentarlo, pedir ayuda a los demás para escapar, esperar al tercer día y pensar que podrás cambiar… que te dejarás ayudar, y que podrás escapar de ti. Sabiendo que no es verdad, no te queda más que permanecer en ese lugar, romper las paredes para aumentarlo, y que parezca que es otro… ya no habrá paredes que te puedan asfixiar… no habrá miradas que te puedan detener, pero cuando tu problema es de-mente, no te queda más que intentar, aceptar algunas cosas, y cambiar otras…
No tengo que hablar, para explicar, no me tengo que justificar, cuando es mi realidad… y cada paso, es paso que se dio, y no lo cambio… porque entonces no sería yo. Cada persona que creen que he olvidado, cada hecho pasado que creen que ya está borrado… cada vez que he callado, he preferido antes de seguir hablando, dejar paso, a los hechos que sigan demostrando… es lo que me ha hecho ver perfectamente lo que está pasando.
He caminado, sobre toda la soledad y todo lo que no he deseado, he sufrido ya demasiado tiempo aquello que nunca quise… hasta necesitarlo. Este autoengaño, a dar oportunidades cuando lo único que pierdes son esperanzas, este camino hacia dirigir la mirada y no encontrar mas que nada.
Fue mi decisión permanecer aquí. Romper paredes para vivir, y gritar para existir… pero no saldré de aquí, de este lugar que poco a poco me destruye y deteriora, hasta que no obtenga eso, que siempre he deseado… eso por lo que todo, en esta vida, pierde su significado.
Y resulta, que aquello más fácil, es lo más complicado… podría si quisiera, demostrar que fácil es conseguir cosas tan complicadas, pero algunos dejaríamos el tiempo de una vida, por sentir un segundo que eso tan fácil, nunca fue tan complicado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada